Llegan las felices y temidas fiestas de Navidad y aumenta el peligro de que nuestra dieta salte por los aires. Eventos familiares, tentaciones al alcance de la mano… esta época es muy propicia para ganar kilos de más. Ahora bien, esta situación se puede prevenir desde ya siguiendo estos consejos:

1. Compensar los excesos

Equilibrar el resto de comidas. Por ejemplo, los días en los que se tenga una comida a mediodía se compense con una cena ligera, «como una fruta y un yogur desnatado». Si la salida es por la noche, el plato del mediodía podría ser verduras acompañadas por algún pescado a la plancha.

2. Hidratarse bien.

Beber como mínimo dos litros de agua al día va a ayudar a eliminar toxinas.

3. No saltarse ninguna comida

Al contrario de lo que se suele pensar, consumir menos calorías de las que el cuerpo necesita acaba promoviendo la acumulación de grasa. Por eso, lo mejor es repartir las calorías diarias en cuatro o cinco comidas a lo largo de la jornada para evitar el hambre entre horas.

4. Hacer ejercicio

Realizar ejercicio a diario es una ayuda para disminuir peso. Podemos caminar a diario o realizar ejercicio cardiovascular dos o tres veces en semana.