El golpe de calor es un trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, como consecuencia de la exposición prolongada a altas temperaturas o del esfuerzo físico en altas temperaturas. Es la forma más grave de lesión por calor y puede ocurrir si la temperatura del cuerpo alcanza los 40°C o más. Esta afección es más frecuente en los meses de verano.

Algunos de los signos y síntomas del golpe de calor son:

  • Temperatura corporal elevada. Una temperatura corporal central de 104 °F (40 °C) o superior, medida con un termómetro rectal, es el signo principal del golpe de calor.
  • Alteración del estado mental o del comportamiento. El golpe de calor puede provocar confusión, agitación, problemas de dicción, irritabilidad, delirio, convulsiones y coma.
  • Alteración en la sudoración. En el golpe de calor provocado por el clima caluroso, la piel se sentirá caliente y seca al tacto. Sin embargo, en el golpe de calor producido por el ejercicio extenuante, la piel puede sentirse seca o ligeramente húmeda.
  • Náuseas y vómitos. Puedes sentir el estómago revuelto o vomitar.
  • Piel enrojecida. La piel puede enrojecerse a medida que aumenta la temperatura corporal.
  • Respiración acelerada. La respiración puede volverse rápida y poco profunda.
  • Frecuencia cardíaca acelerada. El pulso puede aumentar considerablemente debido a que el estrés por calor impone una enorme carga en el corazón para ayudar a enfriar el cuerpo.
  • Dolor de cabeza. La cabeza puede latir.

El golpe de calor requiere tratamiento de urgencia. Si no lo tratamos a tiempo puede dañar rápidamente el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. El daño empeora cuanto más se retrasa el tratamiento, lo que aumenta el riesgo de sufrir complicaciones graves o la muerte.

Si crees que una persona puede estar sufriendo un golpe de calor, busca ayuda médica de inmediato. Llama al 911 o al número local de servicios de emergencia.

Causas

El golpe de calor puede ocurrir como resultado de:

  • Exposición a un ambiente caluroso. El tipo de insolación denominado «insolación sin realizar esfuerzo» (clásico) se produce al estar en un ambiente caluroso que provoca un aumento de la temperatura corporal central. A menudo, este tipo de insolación ocurre después de haber estado expuesto a un clima húmedo y caluroso, en especial, durante períodos prolongados. Ocurre con mayor frecuencia en adultos mayores y en personas que padecen enfermedades crónicas.
  • Actividad extenuante. La insolación por esfuerzo ocurre por el aumento en la temperatura corporal central que provoca realizar actividad física intensa en un clima caluroso. Cualquier persona que se ejercite o que haga actividades en un clima caluroso puede sufrir un golpe de calor por esfuerzo, pero es más probable que ocurra si no estás acostumbrado a las temperaturas altas.

Prevención

  • Usa vestimenta holgada y liviana. Usar demasiada ropa o ropa que es muy ceñida no permite que el cuerpo se enfríe de forma adecuada.
  • Protégete contra las quemaduras solares. Las quemaduras solares afectan la capacidad del cuerpo para enfriarse, de modo que protégete con un sombrero de ala ancha y gafas de sol, y utiliza un protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar de, al menos, 15 cuando estés al aire libre. Aplica el protector solar generosamente y vuelve a aplicarlo cada dos horas, o con mayor frecuencia si nadas o sudas.
  • Bebe mucho líquido. Mantenerte hidratado le ayudará a tu cuerpo a sudar y a mantener una temperatura normal.
  • Toma precauciones adicionales con determinados medicamentos. Presta atención a problemas relacionados con el corazón si tomas medicamentos que afectan la capacidad del cuerpo para permanecer hidratado y disipar el calor.
  • Nunca dejes a nadie en un automóvil estacionado. Esta es una causa frecuente de muerte asociada al corazón en niños. Cuando estacionas al sol, la temperatura en el automóvil puede elevarse más de 6,7°C en 10 minutos.
  • Toma las cosas con calma durante los momentos más calurosos del día. Si no puedes evitar las actividades extenuantes en clima caluroso, bebe líquido y descansa frecuentemente en lugares frescos. Trata de programar los ejercicios o el trabajo físico para los momentos más frescos del día, como temprano por la mañana o en la noche.
  • Aclimátate. Limita el tiempo que pasas trabajando o haciendo ejercicios en el calor hasta que te hayas aclimatado para hacerlo. Las personas que no están acostumbradas al clima caluroso son especialmente propensas a padecer enfermedades relacionadas con el corazón. El cuerpo puede tardar varias semanas en adaptarse al clima caluroso.
  • Toma precauciones si tienes un riesgo mayor. Si tomas medicamentos o si tienes una enfermedad que aumenta el riesgo de padecer problemas relacionados con el corazón, evita el calor y actúa rápidamente si observas síntomas de exceso de calor. Si participas en un evento o en una actividad deportiva extenuante en clima caluroso, asegúrate de que haya servicios médicos en caso de una emergencia a causa del calor.