Con motivo de inicio de la campaña de la vacunación antigripal es igual de importante vacunarse frente al neumococo.

Actualmente existe una vacuna disponible en los centros sanitarios la neumo 23.

 

La vacunación se recomienda para las personas mayores de 2 años de edad con un alto riesgo de infección para prevenir neumonía neumocócica e infecciones neumocócicas sistémicas causadas por los serotipos incluidos en la vacuna.

Las infecciones neumocócicas son la causa de un gran número de hospitalizaciones y muertes, especialmente entre los ancianos mayores de 65 años.

Diferentes factores ya sean inmunológicos o no inmunológicos contribuyen a una disminución de las defensas del huésped, contra las infecciones neumocócicas y la alteración de éstos aumenta el riesgo de infecciones neumocócicas.

Entre estos factores tenemos: edad, alcoholismo, cualquier anormalidad del epitelio mucociliar del tracto respiratorio (especialmente después de una infección viral o de una forma crónica en fumadores o en la gente expuesta a contaminación ambiental), desórdenes ventilatorios que tienen el peligro de edema pulmonar (contusión torácica, insuficiencia cardiaca, inhalación de gases irritantes), desórdenes hepáticos, síndrome nefrótico, insuficiencia renal, trasplante renal, derrames del líquido cefalorraquídeo después de una fractura de cráneo o infección (otitis crónica) y enfermedades de origen metabólico o nutricional (como la diabetes mellitus y la deficiencia de vitamina A).

Grupos identificados con riesgo elevado:

  1. Personas de 65 años o mayores.
  2. Pacientes inmunocompetentes con enfermedades crónicas (por ejemplo, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares, diabetes mellitus, alcoholismo, cirrosis).
  3. En pacientes inmunocomprometidos debido a asplenia funcional o anatómica, anemia drepanocítica, linfoma de Hodgkin, linfomas no-Hodgkin, mieloma múltiple, insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico y trasplante de órganos.
  4. Personas infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), ya sean sintomáticas o asintomáticas.
  5. Personas con goteo de líquido cefalorraquídeo.
  6. Grupos especiales: personas que viven en un ambiente de trabajo o social con un riesgo creciente identificado de la infección neumocócica o de sus complicaciones (por ejemplo, los ancianos hospitalizados o los ancianos que viven en asilos, personas que viven en instituciones de cuidado).

 

Por todo ello, si quiere vacunarse solicite cita con su enfermera en el centro de salud